sábado, 27 de diciembre de 2014

La gran revolución de la conquista

Quizás, hasta el presente,  la  revolución más profunda   que ha habido en nuestro planeta fue la originada por el descubrimiento, conquista y colonización de América por España.

Se produjo a partir de  1493 en que Colón fundó en Santo Domingo la primera ciudad hispana, base de la expansión hacia el continente: América del Norte desde el sur de actual Estados Unidos; América  Central  y del Sur  hasta los ríos Maule, Diamante  y de la Plata en Chile y Argentina. Más de 4.000.000 kms2 en total.

En 1513 los españoles descubrieron el Océano Pacífico y, desde entonces, el mundo supo que no sólo había un  nuevo continente, sino también un nuevo océano. Paralelamente,  dieron la vuelta al mundo y extendieron su imperio hasta las Islas Filipinas.

Uno de los hechos más interesantes que protagonizaron durante su conquista del continente americano fue de carácter cultural: Impusieron  la lengua española y, simultáneamente, fueron incorporando a ella palabras tomadas de las distintas lenguas aborígenes que conocieron. He aquí algunos ejemplos:

Del área antillana: maíz, caníbal, caribe, huracán, hamaca, butaca, cacique, canoa, sabana, barbacoa, tabaco, cimarrón.

Del área azteca: petate, chocolate, cacao, chili, tamal, cayote, tomate, sisal, caucho o hulli, mescal, marihuana.

Del área andina: puma, cóndor, pampa, vincha, poncho, chacra, curaca, pucará, caschi, mishi, ututo, chirimoya, palta, poroto, coca además de nombres geográficos como Incahuasi, Cachi, Alpachiri, Cocha.


Hoy usamos a diario todas estas palabras sin saber que son resultantes de una intensa transculturación entre conquistados y conquistadores, que comenzó en el siglo XVI.   

1 comentario: